Marcas / July 30 2014

Mariages Frères: La hora del té

cover

Mariages Frères: La hora del té

Quizás la costumbre del “five o’clock tea” sea inglesa, sin embargo, solo la exquisitez francesa puede hacer del acto de tomar té todo un arte.

 

Establecida en 1854, esta casa es la importadora de té más antigua de Francia: por 130 años, la compañía –manejada desde su fundación por la familia Mariage– ha sido la encargada de importar a los salones de té franceses, las hojas más exóticas y ‘premium’ de Asia. Podríamos afirmar que Mariages Frères llevó a París todo el lejano Oriente, contenido en una taza.

 

En la actualidad, Mariages Frères cuenta con salones de té en Paris, y tiendas en el Reino Unido, Japón y Alemania, además de distribuir sus productos en más de 60 países; es también proveedor exclusivo de los más elegantes hoteles, como el Claridge’s en Londres o el Mandarin Oriental en Bangkok.

 

La pasión por el té de la familia Mariages, los ha llevado a incursionar en la producción de utensilios y accesorios propios para la preparación y degustación de esta bebida, ¿y qué elemento más icónico puede haber cuando hablamos del té que una tetera? Ya sea en acero, porcelana, cristal o incluso platino, las teteras Mariages Frères son piezas sorprendentes, pensadas para potencializar la experiencia de degustar un té, pues lo mismo conservan la bebida caliente, que ayudan a difundir sus aromas.
El diseño merece un comentario aparte: se trata de piezas sumamente elegantes que además de su función utilitaria son también piezas de conversación.

 

Casa Palacio ha hecho una selección de los mejores tés y las teteras de Mariages Frères para ofrecerlos en sus tiendas de Antara y Santa Fe. Puedes conocerlas en el área Preparar y Degustar.

 

cont1_teteras

cont2_teteras

cont3_teteras

cont4_teteras

cont5_teteras

Recomendación / January 16 2023

VALENTINO: AT THE EMPEROR’S TABLE

Dos nombres icónicos se encuentran en una pieza: Assouline , la editorial que hace de sus libros objetos de lujo, dedica una edición al gran Valentino. Pero en esta ocasión el tema no es la moda , sino la manera en que el diseñador recibe a sus invitados. Así, en estas páginas descubrimos que la misma pasión y cuidado con las que el italiano planea una colección, también las pone al montar una mesa , diseñar un menú o entretener a quienes abre las puertas de mansiones como el Chateau de Wideville, la propiedad en las afueras de París que Valentino ha dicho es su favorita.

Sin duda este libro no solo nos inspira para ser mejores anfitriones, también nos hace reflexionar sobre la importancia de la belleza en nuestras vidas. Por eso, seamos como Valentino y enamorémonos de las cosas hermosas que hacen de existir un placer.