Inspiración / April 04 2017

TENDENCIA: CO WORKING, EL ESPACIO LABORAL DEL SXXI

Al arrancar el siglo, cuando mejoró considerablemente la conexión a Internet, muchos profesionales independientes se dieron cuenta de que no necesitaban una oficina: podían trabajar desde cualquier lugar que contará con WiFi. Al principio, los cibercafés atraían a muchos de estos free lancers, sin embargo, en ciudades como Berlín o San Francisco, comenzaron a surgir espacios a medio camino entre una oficina y un cibercafé. Se trató de los primeros lugares de co-working: instalaciones que permitían a emprendedores, pequeños empresarios o escritores, hacerse de un lugar cómodo para trabajar, que además de conexión a Internet contara con una sala de juntas, teléfonos e incluso una cocina. Los primeros ocupantes de estos lugares de trabajo solo buscaban ahorrar dinero al compartir un mismo espacio con otros, pero muy pronto descubrieron que además el co-working les daba la oportunidad de relacionarse con personas de diversos ámbitos, para intercambiar ideas o simplemente romper el aislamiento del home office. Así, el co-working se volvió tan popular que hoy es toda una tendencia en el mundo laboral. Los diseñadores de interiores no han sido ajenos a esta tendencia y están creando espacios espectaculares; se trata de instalaciones informales y divertidas, pero al mismo tiempo funcionales y prácticas. ¿Entre nuestras favoritas? Second Home en el centro de Lisboa, que transformó parte de las instalaciones del Mercado da Rivera en un espacio en el que trabajan lo mismo diseñadores que financieros; Kaptar en Berlín, que con sus maderas claras lo alejan de la estética Hi Tech que impera en este tipo de instalaciones; KoHub en Tailandia, un co-working ubicado en un entorno selvático que incluso cuenta con hamacas para quienes quieran relajarse o Deskopolitan en París, diseño del arquitecto Benoît Hamon.