Marcas / septiembre 17 2014

Moleskine: volver a lo básico

cover_moleskine

Moleskine: volver a lo básico

Pintores, escritores, viajeros, y por supuesto diseñadores, han plasmado sus ideas en libretas de bolsillo, y de estas, un pequeño modelo negro es sin duda la más famosa del mundo.

 

Gadgets van y vienen, pero nada se compara con el encanto de bocetar, registrar nuestro día a día o simplemente tomar notas a mano. Escribir nos hace partícipes de uno de los rasgos que nos hace humanos: dejar una constancia. Por lo anterior es que la humilde libreta es uno de los grandes inventos de la humanidad. Por supuesto, el práctico modelo de bolsillo es el favorito de muchos: Van Gogh, Picasso y Hemingway son algunos de los genios que lo usaban.

 

De todas las libretas de bolsillo que existen, la más conocida es la más sencilla: un simple rectángulo de tapas negras con las esquinas redondeadas. El escritor de viajes Bruce Chatwin popularizó esta pequeña libreta fabricada por una casa francesa, de hecho él fue quien popularizó el termino “moleskine” pues así llamaba a sus libretas en referencia a la tela que las cubría. Sin embargo, a mediados de los 80, la empresa cerró y sus maravillosos productos dejaron de producirse.

 

Justo cuando las icónicas libretas parecían estar condenadas al olvido, a finales de los 90, una empresa decidió retomar la tradición y crear la marca Moleskine, para diez años después fundar Moleskine SpA, empresa dedicada a la fabricación de libretas Premium.

 

Actualmente, Moleskine produce diarios, libretas de edición limitada y artículos de papelería en general, sin embargo, su pequeña libreta negra es el artículo insignia de la marca. No podía ser de otra manera: en su sencillez radica su encanto.

 

Encuentra la mejor selección de los productos Moleskine en Casa Palacio Antara y Santa Fe, pregunta a tu vendedor dónde se encuentran y conoce esta tradición.

 

cont1_moleskine

cont2_moleskine

cont3_moleskine

cont4_moleskine

cont5_moleskine

cont6_moleskine

Inspiración / noviembre 23 2017

UNA VISITA AL PANTEÓN FRANCÉS

¿Por qué es importante valorar los viejos cementerios de la Ciudad de México?

Primero, se trata de espacios verdes en una urbe necesitada de ellos; también porque el crecimiento de la ciudad se comió varios de los más antiguos, como le pasó al de Santa Paula, que se desalojó para fraccionar la actual colonia Guerrero. Pero además, y los amantes de la arquitectura lo saben bien, porque estos espacios suelen resguardar monumentos funerarios que son un excelente ejemplo de estilos arquitectónicos del pasado. Por eso, cuando Club Travesías nos invitó a recorrer el Panteón Francés de la Piedad, no lo pensamos dos veces. Se trató de una visita guiada por la arquitecta Ethel Herrera Moreno, de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH, quien es autora del libro “El Panteón Francés de la Piedad como documento histórico: una visión urbano-arquitectónica”.

Fundado en el s. XIX durante el imperio de Maximiliano, el cementerio alberga más de nueve mil monumentos de diversos estilos arquitectónicos e iconográficos en un área de 105 mil metros cuadrados.

Aunque en un inicio el panteón solo recibía a miembros de la comunidad francesa, belga y suiza, la belleza del lugar y su buena administración despertaron el interés de la alta sociedad capitalina, que además durante el porfiriato vivía fascinaba con todo lo francés. Así fue como llegaron apellidos como Escandón, Landa y Barrón. Años después se sumaron personajes ilustres como Pino Suárez y Francisco I. Madero (antes de ser trasladados a la Rotonda de las Personas Ilustres y al Monumento a la Revolución, respectivamente); Emilio Portes Gil, Manuel Romero Rubio, Ignacio Torres Adalid, Miguel Ángel de Quevedo, Benjamín Hill, Joaquín Clausell y más recientemente, Andrés Henestrosa, entre muchos otros personajes.

En cuanto al patrimonio que resguarda, encontramos esculturas y capillas firmadas por autores como Antonio Rivas Mercado, Octavio Adolfo Ponzanelli y César Navari. Y con respecto a estilos descubrimos neogótico, neoclásico, neorrománico, art nouveau y art déco. Al centro del cementerio se encuentra la capilla del Sagrado Corazón, edificada en 1890, que lamentablemente hoy se encuentra cerrada por estar muy deteriorada.

El Panteón Francés de la Piedad continuó operando hasta 1940, cuando se saturó, por lo que la Sociedad Franco, Suiza y Belga de Beneficencia estableció el Panteón Francés de San Joaquín en 1942. Sin embargo, el lugar sigue funcionando (se trata de un cementerio privado) y las familias que cuentan con capillas a perpetuidad (figura que por cierto ya no existe en la CDMX) aún pueden llevar ahí a sus muertos.

Sin duda, se trata de una visita obligada para todos los que apreciamos el patrimonio de nuestra ciudad.

 

Panteón Francés de la Piedad

Av. Cuauhtémoc 408, col. Buenos Aires

Abierto de lun a dom de 08:00 a 16:30 hrs.

Marcas / octubre 23 2014

Entrevista: Michelle Klein de Baccarat

cover_michelle

Entrevista: Michelle Klein de Baccarat

La CEO para las Américas de esta casa francesa, visitó recientemente nuestro país para festejar los 250 años de esta emblemática empresa en Casa Palacio Antara.

 

Baccarat cumplió 250 años de ser sinónimo de lujo, buen gusto y sofisticación. Su cristalería es simplemente la más reconocida del mundo. Por supuesto, la maison está celebrando en grande su aniversario y Casa Palacio se ha sumado al festejo. Por lo pronto, en nuestra tienda en Antara, se realizó un montaje especial con algunas piezas de colección, como el candil Marie Coquine, creación de Philippe Starck, que llega por primera vez a México, así como algunas piezas prestadas por coleccionistas para festejar la ocasión. Al coctel en el que se presentó esta exhibición especial, asistió Michelle Klein, CEO para las Américas de Baccarat. Tuvimos la oportunidad de platicar con ella.

 

Michelle, ¿qué significa para ti ser parte de Baccarat?
Es un honor, recuerda que estamos hablando de una marca con 250 años de historia, que más que una empresa, es parte de la historia de Francia, y -¿por qué no decirlo?- del mundo. Yo, antes que nada, me considero una embajadora de Baccarat que busca poner en alto el nombre de la marca en los países que visito.

 

¿Qué significa para la casa celebrar 250 años?
Creo que nos hace darnos cuenta que somos parte de la historia. Baccarat ha sido testigo de muchos eventos que han definido esos más de dos siglos: desde el advenimiento de la revolución industrial, hasta la globalización que vivimos hoy en día. Guerras, gobiernos, reyes, modas… todo ha sucedido frente a las vitrinas de nuestras tiendas.

 

¿Qué lugar ocupa Baccarat en la cultura francesa?
Un sitio privilegiado en dos ámbitos; primero en el interno: para los franceses, Baccarat es sinónimo de lujo, savoir faire y buen gusto; no es raro que en estos hogares encuentres piezas que se han heredado por generaciones. En el ámbito externo, la marca provoca un sentimiento de orgullo, pues por su calidad y diseño, pone en alto el nombre de Francia en todo el mundo. Baccarat es simplemente una de las grandes referencias francesas.

 

¿Cómo ve el futuro la maison?
Con optimismo, pero también con responsabilidad: sabemos que tenemos que reinventarnos constantemente. Los diseños emblemáticos de Baccarat se siguen vendiendo, pues un clásico jamás pasa de moda, pero sabemos la importancia de ofrecer a nuestros clientes novedades y especialmente diseños modernos. Un buen ejemplo es nuestra asociación con Philippe Starck, quien diseñó, entre otras piezas, el sorprendente candil Marie Coquine, del que por cierto solo existe una pieza en México, y está aquí, en Casa Palacio.

 

¿Qué tan importante es el mercado mexicano?
Fundamental: por décadas los mexicanos han apreciado las piezas de la casa, incluso hay varios coleccionistas en el país. A nivel negocio, México, junto con Brasil, son el referente del gusto e intereses del resto de Latinoamérica.

 

cont1_michelle

cont2_michelle

cont3_michelle

cont4_michelle

cont5_michelle

Colaboradores / septiembre 11 2014

Entrevista: Robin L. Richter

cover_

Entrevista: Robin L. Richter

Hace unos días, la vocera y PR de la firma Baker visitó nuestro país para presentar las colecciones de mobiliario que Casa Palacio ofrece en exclusiva. Platicamos con ella de esto y mucho más.

 

Robin, ¿qué lugar ocupa Baker en el universo del mobiliario?
Se trata de una empresa con más de 100 años de historia. Siebe Baker, su fundador, fue un holandés que llevó a EEUU una forma muy particular de fabricar muebles. Después, su hijo, Hollis Baker, al convertirse en director de la marca, viajó por el mundo buscando mobiliario europeo antiguo para reproducirlo en América. No se trataba de simples copias, sino de piezas de enorme calidad realizadas bajo estrictos criterios que aún hoy se conservan. Además de estas reproducciones, la gran aportación de Baker al interiorismo contemporáneo es su alianza con los grandes diseñadores.

 

De cierta manera, las piezas que ha producido Baker desde su fundación, nos cuentan a su manera la historia del SXX…
Es cierto; si bien Baker siempre se ha mantenido fiel a un estilo que podríamos llamar clásico, las grandes tendencias de diseño de los últimos 100 años han estado presentes en nuestras colecciones: fuimos pioneros en llevar el diseño escandinavo a América o en modernizar diseños clásicos europeos.

 

Baker es una de las grandes marcas de lujo, pero, ¿qué es el lujo para la marca?
Nuestros muebles son hechos a mano por los mejores artesanos y con los mejores materiales; el resultado es que cada pieza, ya sea de nuestras colecciones contemporáneas o las reproducciones de antigüedades, sean únicas. Eso es el verdadero lujo: excelentes acabados, originalidad y exclusividad.

 

Sin duda el proceso artesanal es uno de los sellos distintivos de la empresa; ¿de dónde provienen sus artesanos?
Baker forma a su propia mano de obra; lo interesante es que muchos de nuestros ebanistas pertenecen a la misma familia y han trabajado para la marca por varias generaciones, heredando de sus abuelos y padres un oficio en el que son los mejores.

 

Por último, ¿qué puedes decirnos de las piezas que encontramos en Casa Palacio?
Se trata de una selección de las colecciones que Barbara Barry y Thomas Pheasant diseñaron para Baker. Es un mobiliario sumamente glamoroso, inspirado en el lujo del Hollywood de los 40, pero con un twist moderno. Estamos muy emocionados con nuestra alianza con Casa Palacio y tras ver el montaje de las piezas en el showroom, sabemos que estamos trabajando con los mejores del ramo.

 

cont1_baker

cont2_baker

cont3_baker

cont4_baker

cont5_baker

Inspiración / julio 15 2014

La vuelta al mundo en 125 años

La vuelta al mundo en 125 años

La National Geographic Society y la editorial alemana Taschen, se unen para lanzar un compendio de edición limitada, que nos ofrece el mundo condensado en tres sorprendentes libros.

 

La National Geographic Society cumple 125 años, y para celebrarlos, abrió sus valiosos archivos –¡con más de 11 millones de fotografías!– a la editorial Taschen, para juntos, editar el que seguramente será el mejor ejemplar que se haya hecho con las imágenes e historias de una revista que ha maravillado a cinco generaciones; y es que, ¿quién no ha soñado con emprender una aventura como las que publica mes a mes National Geographic?

 

El concepto de la obra, titulada La vuelta al mundo en 125 años y dividida en tres tomos, es realizar un viaje no solo por el planeta, sino también por el tiempo. Para ello, Reuel Golden, el editor, nos propone realizar un recorrido transcontinental que comienza en América y la Antártida (Volumen 1); para después cruzar el Atlántico hacia Europa y África (Volumen 2), y finalmente navegar el océano Índico para tocar tierra en Asia y Oceanía (Volumen 3).

 

Este viaje, se relata a través de impactantes fotografías (muchas inéditas) tomadas por los míticos fotógrafos que han trabajado para la revista, como Steve McCurry, Frans Lanting, George Rodger y James Nachtwey.

 

Pero, también dijimos que este es un viaje por el tiempo, ¿cómo es esto? Bien, la edición reúne desde evocadoras imágenes en blanco y negro, tomadas con el ya desaparecido formato Kodachrome, hasta imágenes de la era digital; de esta manera, descubrimos la evolución de un medio que marcó la pauta del reportaje fotográfico.

 

Este compendio de tres libros es una edición limitada: solo se distribuirán 125 mil ejemplares en todo el mundo.

 

Sin duda, La vuelta al mundo en 125 años, no solo es una obra visualmente espectacular, es de hecho una inversión cultural que debe cuidarse, compartirse y transmitirse a futuras generaciones.

 

Te invitamos a hojear esta colección en el corner de Taschen en Casa Palacio Antara y Santa Fe.

 

Regístrate ahora y se de los primeros en recibir nuestras promociones, tendencias y novedades exclusivas.

Selecciona las categorias de tu interés: TODAS
  • Ambientes
  • Colaboradores
  • Consejos
  • Decoración
  • Inspiración
  • Marcas
  • Mesa y Cocina
  • Mobiliario
  • Niños
  • Noticias
  • Recomendación
  • Tecnología
  • Videos
[constantcontactapi formid="1"]
Registrar ahora