Inspiración / noviembre 16 2015

LOS 50: LA DÉCADA DORADA DEL INTERIORISMO

La vanguardia ya no venía de Europa: el continente estaba demasiado ocupado intentando reconstruirse tras la II Guerra Mundial, mientras el resto del mundo se enfrentaba a una nueva amenaza: la Guerra Fría; el rock & roll irrumpía en la escena musical y en el cine James Dean y Marlon Brando imponían al antihéroe como role model; Nueva York se convirtió en el centro del mundo; surgió la sociedad de consumo y Jackson Pollock impuso el expresionismo abstracto. Hablamos por supuesto de los años 50, época que los expertos califican como la década dorada del interiorismo en el SXX.

 

En materia de diseño industrial, interiorismo y decoración, ¿qué definió a los años 50? De acuerdo con los expertos, una serie de factores hicieron de estos años un momento único: primero, la 2da Guerra Mundial obligó a los diseñadores europeos más influyentes a exiliarse en EEUU, haciendo de este país el nuevo polo artístico del SXX, este fue el caso de Ludwig Mies van der Rohe y Marcel Breuer, quienes en colaboración con Knoll crearían piezas hoy consideradas clásicas.

Por otra parte, la tecnología desarrollada para la guerra, a la larga impactó otros campos, como el diseño, por ejemplo: la empresa Du Pont lanzó el polietileno, mientras la italiana Pirelli presentó la espuma de caucho; la tecnología aérea desarrolló la fibra de vidrio y plásticos ultraligeros. Los nuevos materiales ofrecían una maleabilidad nunca antes vista que fue explotada por creadores como el matrimonio Eames, considerados los diseñadores industriales más importantes e influyentes de los Estados Unidos. Por último, en la posguerra surge la sociedad de consumo: se busca una nueva estética para el hogar, basada en los estándares que marca la publicidad.

 

Y es entonces cuando nace un diseño con características muy claras: los 50 se definen por un mobiliario de líneas limpias en una paleta cromática de colores vivos; los ornamentos, barroquismos o elementos decorativos se eliminan; los consumidores buscan piezas que los remitan al futuro, el pasado no les interesa; la ergonomía se incorpora al diseño; el diseño escandinavo –de la mano de Arne Jacobsen colaborador de Fritz Hansen – causa sensación; la tecnología obliga al surgimiento de un nuevo mobiliario: consolas que incorporan la TV, el estéreo y el radio o muebles funcionales que lo mismo son bar y librero. Si bien la vanguardia venía de Manhattan, México no se mantuvo ajena a ella e incluso la adaptó: Clara Porset diseñó un mobiliario acorde con las propuestas arquitectónicas de Mario Pani y Luis Barragán.

 

Por todo lo anterior, es que los 50 fueron un momento no de ruptura, sino de auténtico renacimiento que aún hoy, nos sigue influyendo.

 

Inspiración / enero 15 2019

HACIENDA PEÑA POBRE

Al sur de la ciudad, frente al Bosque de Tlalpan, se encuentra una Hacienda del siglo XVIII que hasta 1985 albergó la fábrica de papel Loreto y Peña Pobre, pero tras el cierre definitivo de la empresa el destino del inmueble parecía incierto, pero afortunadamente el grupo Nice to See You decidió rescatarlo para convertirlo en un hotel. Al ser un inmueble protegido por el INAH, la restauración respetó los espacios arquitectónicos, acabados originales y herrería, por lo que descubrir los vestigios de historia que alberga es parte del encanto.

Sobre el interiorismo, la elección es interesante: mobiliario antiguo dialoga con piezas contemporáneas. La madera y el cuero son los grandes protagonistas.

Pero, ¿por qué mejor no lo descubres con nosotros?

haciendapenapobre.com

Fotos: Jaime Navarro

Inspiración / enero 02 2019

CURLY’S COVE POR LUNDBERG DESIGN

Una vieja cabaña de pescadores en Bodega Bay, California, fue totalmente restaurada por el despacho del arq. Olle Lundberg (con sede en San Francisco). La renovación, que incluyó exteriores e interior, se realizó partiendo de “la relación entre la casa y la línea de la costa”; se trata de una  premisa que siempre se debería tomar en cuenta: la feliz convivencia entre entorno y edificaciones.

En este caso, el diálogo se establece partiendo de que todos los espacios de la casa debían contar con vista al mar. Olle lo logra, apenas una habitación no la tiene, pero el resto, incluyendo el baño sí. A esto sumemos el rescate de la madera roja de la estructura, un material que va muy bien con la naturaleza que la rodea.

Por cierto: entre las piezas centrales de este proyecto están las maravillosas luminarias de SkLO.

A continuación algunos aspectos de la cabaña.

Curly’s Cove is the name given to a pet project of architect Olle Lundberg – the reconstruction/renovation of a 1930s fisherman shack located on the west side of Highway 1 in the seaside town of Bodega Bay, California. As part of the complete interior renovation, Lundberg chose to install SkLO light fixtures exclusively throughout. SkLO Float Pendants, both 10” and 16” sizes, with opaque white glass and dark oxidized brass were chosen for each bedroom, as well as the dining and living rooms. A pair of Hold Sconces with opaque white glass and dark oxidized brass also hang in the living room. In the bathroom, a pair of Wrap Pendants with steel blue glass and polished nickel hardware hang either side of the mirror at the sink.

Inspiración / diciembre 18 2018

UN ESPACIO PARA LA PAUSA

Nuestro concepto de lugares de trabajo ha evolucionado con los años y en esto han influido empresas como Knoll, y es que desde los años 50 –cuando se replanteó cómo debería ser las oficinas modernas- y hasta el día de hoy, la firma sigue investigando cómo hacerlas más cómodas, seguras y amigables; por lo visto aún hay mucho que decir, por ejemplo: su más reciente propuesta es incluir, dentro del área de trabajo, un rincón destinado a la meditación, a recargar baterías, para el diálogo, quizás para la introspección necesaria para la labor creativa o simplemente para tomarse un descanso. A este concepto lo han llamado “Quiet Down” (tranquilizarse). La idea es que este “espacio para la pausa” se integre de manera orgánica al resto del lugar.

¿Te sumas a la idea? Pues para inspirarte te compartimos algunas ideas que de los expertos de Knoll:

Inspiración / diciembre 11 2018

UNA MESA LLENA DE AMOR

Cuando le pedimos a la interiorista Monica Fallon que pusiera una mesa navideña en Casa Palacio, la diseñadora decidió que esta giraría en torno al amor y la gratitud que se siente entre quienes comparten la cena. El resultado fue de lo más elegante, pero al mismo tiempo cálido; sin duda, se trata de una mesa que nos hace sentir más que bienvenidos.

La paleta de color que eligió para su montaje fue dictada por la vajilla: Mónica se decidió por la “Kintsugi”, un diseño de Sarkis para la casa Bernardaud, la que complementó con piezas de la línea “Ecume”, también de la firma francesa; para Fallon: “el blanco es un color de pureza y paz; así mismo, en la vajilla impera el dorado, un tono de fuerza, poder, pero también elegancia”. Esta paleta fue contrastada con los verdes que aportó la guía de Martha Sophia. A estos elementos se suman la cubertería (“muy zen”, nos dice la interiorista), también en dorado de Belo Inox, las copas de Cristal D’Arques y los candelabros de Baccarat.

Ante una mesa tan espectacular, teníamos que preguntar cómo lograr los mismos resultados en casa; Mónica nos dijo que lo más importante es: “Saber a quien se va a recibir y que se va a dar de comer, para poder decidir la cantidad de platos, cubiertos, cristalería y adornos a incluir. Un tema importante es dejar los espacios necesarios para que cada persona se siente de manera cómoda”.

La mesa navideña de Monica Fallon se ubica en la PB de Casa Palacio Antara.

¡Conócela y déjate inspirar!

Regístrate ahora y se de los primeros en recibir nuestras promociones, tendencias y novedades exclusivas.

Selecciona las categorias de tu interés: TODAS
  • Ambientes
  • Colaboradores
  • Consejos
  • Decoración
  • Inspiración
  • Marcas
  • Mesa y Cocina
  • Mobiliario
  • Niños
  • Noticias
  • Recomendación
  • Tecnología
  • Videos
[constantcontactapi formid="1"]
Registrar ahora