Inspiración / noviembre 16 2015

LOS 50: LA DÉCADA DORADA DEL INTERIORISMO

La vanguardia ya no venía de Europa: el continente estaba demasiado ocupado intentando reconstruirse tras la II Guerra Mundial, mientras el resto del mundo se enfrentaba a una nueva amenaza: la Guerra Fría; el rock & roll irrumpía en la escena musical y en el cine James Dean y Marlon Brando imponían al antihéroe como role model; Nueva York se convirtió en el centro del mundo; surgió la sociedad de consumo y Jackson Pollock impuso el expresionismo abstracto. Hablamos por supuesto de los años 50, época que los expertos califican como la década dorada del interiorismo en el SXX.

 

En materia de diseño industrial, interiorismo y decoración, ¿qué definió a los años 50? De acuerdo con los expertos, una serie de factores hicieron de estos años un momento único: primero, la 2da Guerra Mundial obligó a los diseñadores europeos más influyentes a exiliarse en EEUU, haciendo de este país el nuevo polo artístico del SXX, este fue el caso de Ludwig Mies van der Rohe y Marcel Breuer, quienes en colaboración con Knoll crearían piezas hoy consideradas clásicas.

Por otra parte, la tecnología desarrollada para la guerra, a la larga impactó otros campos, como el diseño, por ejemplo: la empresa Du Pont lanzó el polietileno, mientras la italiana Pirelli presentó la espuma de caucho; la tecnología aérea desarrolló la fibra de vidrio y plásticos ultraligeros. Los nuevos materiales ofrecían una maleabilidad nunca antes vista que fue explotada por creadores como el matrimonio Eames, considerados los diseñadores industriales más importantes e influyentes de los Estados Unidos. Por último, en la posguerra surge la sociedad de consumo: se busca una nueva estética para el hogar, basada en los estándares que marca la publicidad.

 

Y es entonces cuando nace un diseño con características muy claras: los 50 se definen por un mobiliario de líneas limpias en una paleta cromática de colores vivos; los ornamentos, barroquismos o elementos decorativos se eliminan; los consumidores buscan piezas que los remitan al futuro, el pasado no les interesa; la ergonomía se incorpora al diseño; el diseño escandinavo –de la mano de Arne Jacobsen colaborador de Fritz Hansen – causa sensación; la tecnología obliga al surgimiento de un nuevo mobiliario: consolas que incorporan la TV, el estéreo y el radio o muebles funcionales que lo mismo son bar y librero. Si bien la vanguardia venía de Manhattan, México no se mantuvo ajena a ella e incluso la adaptó: Clara Porset diseñó un mobiliario acorde con las propuestas arquitectónicas de Mario Pani y Luis Barragán.

 

Por todo lo anterior, es que los 50 fueron un momento no de ruptura, sino de auténtico renacimiento que aún hoy, nos sigue influyendo.

 

Inspiración / octubre 17 2018

CASA “REAL DE ARCOS” POR MAAD

El despacho de Mariano Aguirre realizó el interiorismo de esta casa familiar; el arquitecto nos explicó que su cliente quería: “‘Espacios amplios, pero acogedores’, y es que a la pareja le encanta recibir invitados por lo que el área social tenía que pensarse para recibir grupos grandes”. Partiendo de esto, Aguirre proyectó un estilo “contemporáneo y sofisticados para sala y comedor; mientras que el bar y desayunador son más relajados y acogedores”.

Hay que señalar que aún cuando en la premisa las áreas sociales sean importantísimas, los lugares privados no deben ser descuidados. En este caso, para esta familia la recámara principal es un punto de reunión, por lo que MAAD les propuso crear un espacio tipo “suite”.

En el proyecto se incluyeron varias marcas que conocemos muy bien; por ejemplo: la sala es de Linteloo, las mesas de centro de Orsenigo, los sillones de Camerich y hay una banca de Bernhardt . Por su parte, en el comedor nos sorprendieron las sillas de Eichholtz y las luminarias de Bodo Sperlein para Tane. En el bar destacan los bancos de Bontempi y los tapetes de Calvin Klein.

¿El detalle que llama la atención? Los cráneos son una constante, los encontramos estampados en cojines o como accesorios decorativos. Se trató de una sugerencia del cliente que Mariano supo integrar a la perfección. A continuación el resultado…

Inspiración / octubre 10 2018

H2 VILLA, EN CÓRCEGA

Con impresionantes vistas al mar Tirreno, esta casa es un diseño de los arquitectos Vincent Coste y Bruno Flechet, quienes se decidieron por un estilo minimalista y muy contemporáneo, ¡pero además sustentable!: la villa está diseñada de manera tal que se adapte al relieve del terreno y a la vegetación, ambas protegidas por las autoridades de la isla de Córcega. De hecho, para que se integrara mejor a su entorno, la vivienda fue decorada con cedro rojo y cuenta con un techo verde

Los interiores también son espectaculares: dos elementos son centrales, primero la chimenea con su carácter escultórico y las lámparas de suspensión de vidrio soplado de SkLO; estas últimas no solo tienen una función utilitaria, sino que además le dan calidez y color al espacio. Por cierto, la colocación de las lámparas es una estudiada composición por parte de Coste y Flechet. El resto del mobiliario es mínimo y muy discreto, primero porque el gran protagonista de este diseño es la naturaleza mediterránea y después, para no robar atención a la interesante instalación que se montó con las piezas de SkLO.

Acompáñanos a conocerla.

Fotos de Florent Joliot

Inspiración / octubre 09 2018

VISTA ALEGRE + PINEDA COVALÍN

Si algo siempre celebraremos son las colaboraciones entre los grandes nombres del diseño, sin embargo, este caso es sumamente especial: Vista Alegre, la casa portuguesa de porcelanas, se unió a una marca orgullosamente mexicana, Pineda Covalín, para juntas crear algo único. Se trató de un encuentro insospechado entre culturas distintas con formas totalmente diferentes de abordar el proceso creativo. Del trabajo en conjunto surgió lo sorprendente: una vajilla de porcelana tan bella y onírica que fue bautizada como “Atrapasueños”.

Hay que decir que todo esto comenzó hace poco más de un año cuando ambas marcas, en presencia del Presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, firmaron en la Ciudad de México un acuerdo de colaboración para diseñar colecciones en cristal y porcelana. “Atrapasueños” es el primer resultado de esta asociación.

La maravillosa vajilla se presentó con un montaje especial en El Palacio de los Palacios, y ahora, en el marco de Design Week México, se exhibirá en Casa Palacio Antara. ¿Te la vas a perder?

Inspiración / octubre 02 2018

LIMOGES: UNA PALABRA QUE LO DICE TODO

Siempre que hablamos de vajillas finas, es obligado mencionar un lugar que produce algunas de las mejores: la ciudad francesa de Limoges, mundialmente conocida por su maravillosa porcelana; por eso, en esta ocasión decidimos contarte un poco de su historia, para entender el por qué de su fama.

Situada en la región de Nouvelle-Aquitaine, a orillas del río Vienne, Limoges siempre ha sido una ciudad con una fuerte vocación industrial basada principalmente en su famosa porcelana; fabricarla es una tradición que inició en el año 1768 cuando accidentalmente una de sus habitantes encontró una arcilla que le pareció ideal para lavar ropa. La mujer no sabía que se trataba de caolín, esto es: el mineral necesario para elaborar porcelana. En ese entonces la mejor venía de China, pero descubrir yacimientos de caolín en Francia hizo que no fuera necesario importarla. No solo eso, justo en ese momento el país atravesaba una crisis económica y el hallazgo ofrecía una interesante alternativa para salir del problema. Por eso, el rey Luis XVI proclamó un edicto para otorgar a la ciudad de Limoges la exclusividad en la producción de la porcelana del reino. El resto es historia: en la región se establecieron factorías dedicadas a producirla; incluso muchas de estas aún funcionan.

Hay que decir que en principio los talleres se dedicaban a imitar las porcelanas asiáticas, pero para el siglo XVIII comenzaron a proponer diseños propios que aplicaron a objetos como lámparas, camafeos o miniaturas que se convirtieron en exquisitos objetos del deseo y que terminaron por darle fama mundial a la ciudad. ¿Un gran ejemplo? Los de la maison establecida en 1863: Bernardaud.

La tradición ceramista de la ciudad subsiste hasta hoy, tanto que a Limoges se le conoce como “La capital de las artes del fuego”, y es que es precisamente el calor de sus hornos, el que transforma a la humilde arcilla en la más fina porcelana.

Regístrate ahora y se de los primeros en recibir nuestras promociones, tendencias y novedades exclusivas.

Selecciona las categorias de tu interés: TODAS
  • Ambientes
  • Colaboradores
  • Consejos
  • Decoración
  • Inspiración
  • Marcas
  • Mesa y Cocina
  • Mobiliario
  • Niños
  • Noticias
  • Recomendación
  • Tecnología
  • Videos
[constantcontactapi formid="1"]
Registrar ahora