Marcas / October 17 2016

ENTREVISTA: CHRISTOPHER GUY

 

Dentro de la colección de diseño contemporáneo de Casa Palacio, los espejos creados por este diseñador inglés sin duda ocupan un lugar muy especial: se trata de piezas únicas que se distinguen por reinterpretar corrientes estéticas clásicas o bien por apostar por diseños totalmente vanguardistas. Eso sí, en todas encontramos un hilo conductor: el dorado. Y es que si algo distingue a Christopher Guy es su fascinación por un mobiliario que nos hable de Gran Lujo.

Nosotros tuvimos la oportunidad de platicar con el diseñador, previo a su próxima visita a México. Sobre sus piezas, su marca y su propuesta, esto fue lo que nos dijo:  

 

Christopher, háblanos de tus diseños. ¿Cómo describirías a un comprador de tus piezas?

Mis clientes son aquellos que disfrutan lo mejor de la vida, desde de los resorts de lujo –como los del grupo Aman–, hasta los mejores autos, ropa y zapatos. Ninguno de ellos adquiere una silla o una cama Christopher Guy simplemente para sentarse o dormir en ella, en realidad ven mis diseños como una parte de lo que ellos mismos son y desde luego saben lo que representan.

 

¿Cuál es la filosofía detrás de tu marca?

Cuando creo mis diseños, pienso en piezas que Coco Chanel o Christina Dior tendrían en sus casas; esa es la filosofía de mi marca.

 

Tu estilo nos remite al “glamour del viejo Hollywood”; ¿estás de acuerdo con eso?, ¿consideras que tu propuesta es una reinterpretación de aquel estilo?

Considero que mi estilo – que yo llamo “francés modernista”– puede definirse en los mismos términos que la Alta Costura: todo se trata de líneas sensuales y además una excelente ejecución.

 

La crítica ha definido tu estilo como “puro glam”, sin embargo, para ti, ¿qué es el glamour?

Es muy simple: cuando queremos definir una marca de autos, solemos decir que un Mercedes es un auto “confiable, pero discreto”; abordo de un Rolls Royce siempre puedes hacer una gran entrada, al igual que en un Lamborghini (aunque de una manera más discreta). Siguiendo con esta analogía, yo describiría mi marca como un Aston Martin: Elegancia atemporal.

 

Tus espejos han sido aclamados por la crítica, de hecho, Casa Palacio los has incorporado a su colección. Háblanos un poco de ellos, ¿qué los hace tan especiales?

Comencé a diseñarlos hace 23 años, cuando establecí mi taller. En ese entonces, en el mercado solo encontrabas espejos tradicionales, así que decidí ir en una dirección completamente nueva y crear espejos que no estuvieran pensados para rasurarte o maquillarte, sino que fueran auténticos manifiestos estéticos cuando son colocados en cualquier habitación.

 

Y ya que hablamos de tus diseños, ¿cuál es tu favorito?

Cada tres años redecoro mi casa en Singapur, esto me ayuda a repensar mi propia manera de diseñar. Sin embargo, siempre hay piezas que termino incorporando, como los espejos Camilla o Dandelion o las sillas Eureka, La Croisette o Le Jardin. Pero definitivamente la silla “chris-cross” siempre será mi favorita.