Mesa y cocina / March 18 2014

Taller de cocina: María va a la florería

cover_martha

Taller de cocina: María va a la florería

En esta ocasión, tenemos el privilegio de contar con una receta de la chef al frente del restaurante Dulce Patria, quien nos propone un postre colorido y delicioso.

 

Ingredientes:

 

60 gr de galletas Marías molidas
20 gr de mantequilla fundida
120 gr de pulpa de guanábana limpia
100 gr de queso crema
100 gr de azúcar
2 cucharaditas de extracto de vainilla
1 huevo
1 yema de huevo
160 gr de crema ácida
40 ml de salsa de tuna roja (ver receta)
40 ml de salsa de guanábana (ver receta)
4 flores multicolores, para decorar
Pétalos de flores, para decorar, los necesarios

 

Preparación:

 

• Mezcla las galletas Marías con la mantequilla hasta formar una pasta arenosa.
• Vacía la mezcla en el fondo de los moldes, compacta y hornea a 160°C durante 15 minutos. Reserva.
• Aparte, licua la pulpa de guanábana y cuela. Bate el queso crema con el azúcar y el extracto de vainilla e incorpora el puré de guanábana. Agrega el huevo junto con la yema a baja velocidad; por ultimo añade la crema ácida. Termina de mezclar con una espátula, para evitar la incorporación de aire.
• Vierte la preparación anterior en los moldes con el fondo de galleta y hornea a 100°C, de preferencia en horno de convección, durante 45 minutos.
• Enfría a temperatura ambiente y refrigera.
• Para servir, esparce las salsas de tuna roja y guanábana sobre el plato. Monta el postre y decora con pétalos y las flores multicolores.

 
 
Salsa de Guanábana

 

Ingredientes:
 
75 gr de pulpa de guanábana limpia
25 ml de agua
20 gr de azúcar

 

Preparación:
 
• Lleva los ingredientes al fuego y déjalos hervir hasta que se reduzcan ligeramente. Enseguida licua la preparación. Cuela y reserva.

 
 

Salsa de Tuna Roja
 
Ingredientes:
 
100 gr de puré de tuna roja colado
25 ml de agua
1 cucharadita de azúcar
1 cucharadita de pectina
 
Preparación:
 
• Lleva al fuego el puré de tuna roja con el agua. Cuando rompa el hervor, agrega el azúcar y la pectina. Deja enfriar y reserva.

 

cont1_martha

cont2_martha

cont3_martha

cont4_martha

cont5_martha

Mesa y cocina / November 17 2022

TIEMPO DE AGRADECER

El Día de Acción de Gracias se acerca. Se trata de una tradición que aunque muy norteamericana, en este mundo global muchos están adoptando y es que siempre nos viene bien tener un momento en familia para agradecer el estar juntos y vivos, ¡además de disfrutar de una deliciosa cena!
¿Vas a celebrarlo? Para hacerlo con estilo te traemos algunas piezas de la selección de Casa Palacio que son perfectas para la ocasión.

La cocotte en forma de calabaza de Le Creuset es ideal para cocinar, pero también para llevar a la mesa desde sopas hasta estofados. Es de hierro colado, apta para horno, estufa y asador. Sin duda una pieza de colección.

Antes de pasar a la mesa, iniciemos la velada con un buen trago que acompañe la platica. Para fechas especiales, nosotros siempre sugerimos celebrar con la cristalería de lujo de la casa Baccarat .

Una gran cena merece la mejor vajilla. Nosotros sugerimos dos. Ambas son festivas, elegantes y muy originales. Lo mejor es que se complementan. Se trata de Byzanteum y Malachite, ambas de L’Objet . La primera, por cierto, es muy difícil de conseguir, pero Casa Palacio la tiene en su selección de Mesa Fina.

Que la celebración no termina con el postre; mejor que sea el inicio de una gran velada acompañada de macarrones y champán … dos clásicos franceses que se tienen que servir en piezas de Baccarat.

Otra gran idea para cerrar la noche: un fondue de chocolate . La firma Swissmar tiene la fondue ideal. ¿Ya tienes una?

Mesa y cocina / November 14 2022

KINSUGI: FILOSOFÍA ORIENTAL EN LA MESA

“La belleza de las cicatrices”, “una forma de ver la vida, con sus adversidades y errores”, “un recordatorio de que hay que saber recuperarse…”: estas son algunas ideas y reflexiones detrás de el ‘kintsugi’, el arte japonés de reparar cerámicas rotas utilizando un técnica que deja una cicatriz visible en la pieza.

El ‘kinsugi’ es una técnica y al mismo tiempo una filosofía. Se remonta a la época del Japón feudal, cuando un personaje de la nobleza mandó reparar a China un cuenco roto que apreciaba especialmente. El resultado fue una decepción: simplemente le colocaron unas grapas. La solución la encontraron artesanos japoneses que utilizando un barniz mezclado con oro para unir los pedazos de cerámica. El cuenco recuperó su forma, aunque quedaron bien visibles cicatrices doradas.

Actualmente, las cerámicas que han pasado por la técnica ‘kinsugi’ (también llamada “carpintería de oro”), llegan a ser más apreciadas y valiosas que cuando eran “perfectas”. No solo eso, la técnica es fuente de inspiración. Este es el caso del artista francés Sarkis, quien creó para la casa Bernardaud “Kinsugi”, una vajilla en la que la más fina porcelana es cruzada por cicatrices de oro. Llevar esta colección a la mesa, sin duda es sentar un manifiesto filosófico.

Sobre Sarkis hay que decir se trata de un prestigiado artista asentado en París. Es pintor, videasta y escultor), con exhibiciones en el Centro Pompidou, el Museo de Arte Moderno de San Francisco o el Museo Boymans de Rotterdam. La critica especializada suele señalar la dimensión poética y humanista de su obra. “Kinsugi” sin duda es prueba es esto.

Mesa y cocina / November 10 2022

MUFFINS DE ZANAHORIA

Le pedimos a nuestro chef la receta de un postre que fuera rico y sano. Su sugerencia es este muffin que tiene fibra, vitaminas y minerales gracias a sus ingredientes: harina de espelta, zanahorias, nueces y manzanas. Además se hacen con menos grasa. ¡A todos les van a encantar!

UTENSILIOS

– Set de tres bowls “Margrethe” de Rosti

Batidora de SMEG

Charola para muffins de Kaiser

INGREDIENTES

• 2 T de harina de espelta de grano entero
• 2 c de polvo para hornear
• ½ c de bicarbonato de sodio
• ¼ c de sal
• 1 c de canela en polvo
• ¼ c de nuez moscada en polvo
• ½ T de leche entera (a temperatura ambiente)
• ½ c de jugo de limón
• 2 huevos (a temperatura ambiente)
• ⅓ T de aceite de coco
• ½ T de miel
• 1 c de extracto de vainilla
• 1 ½ T de zanahoria rallada
• ½ T de manzana rallada
• ½ T de nueces picadas

PARA EL GLASEADO
• 170 g de queso crema (a temperatura ambiente)
• 2 c de miel

PREPARACIÓN

• Añade todos los ingredientes secos en uno de los bowls “Margrethe” y mezcla. Reserva.
• En el otro bowl añade la leche, jugo de limón y deja reposar 10 minutos. Luego añade los huevos, aceite, miel y extracto de vainilla. Mezclar muy bien con la batidora SMEG.
• Añade la mezcla a los ingredientes secos y bate, pero no demasiado, la masa debe quedar un poco grumosa.
• Ahora agrega la zanahoria, manzana y nuez. Vuelve a batir para que se integre. Llena el molde de muffins a 2/3 de la capacidad de cada espacio.
• Cocina en el horno que precalentaste a 175ºC por 25 minuto. Retira del horno y deja enfriar.

Para hacer el glaseado
• Mezcla el queso crema en un bowl con una espátula hasta que esté cremoso. Luego añadir 2 a 3 cucharadas de miel (o esplenda) al gusto.
• El glaseado es para coronar los muffins. Puedes decorar con unas nueces picadas.

Acompaña tus muffins con un buen café, para prepararlo ‘a la italiana’ te recomendamos usar una cafetera Bialetti .

Mesa y cocina / November 03 2022

BOWL MARGRETHE: ÍCONO DEL DISEÑO

Cuando hablamos de grandes diseños solemos pensar en mobiliario o quizás objetos decorativos, sin embargo, en las piezas más sencillos podemos encontrar ese diseño que trasciende el tiempo, además de que nos hace más fácil la vida. Este es el caso de un clásico danés : “Margrethe”, el bowl de la casa Rosti.

La historia de la pieza es interesante: Rosti quería sumar un bowl a su oferta; le encargó el diseño al estudio de Sigvard Bernadotte y Acton Bjørn, quienes lo bautizaron “Margrethe” en honor de la princesa Margarita II de Dinamarca , quien por cierto es sobrina de Bernadotte. Se lanzó en 1954 y desde entonces es un objeto que encontramos en todas las cocinas escandinavas .

A casi 70 años de su creación “Margrethe” ha vendido más de 25 millones de copias en el mundo. Su éxito se debe a su versatilidad y es que lo mismo es un recipiente para mezclar, que para servir un postre o llenarlo de palomitas y llevarlo al cuarto de TV .

“Margrethe” ha sido muy imitado… pero jamás ha sido igualado. No por nada el bowl es parte de la colección de diseño industrial del MoMA en Nueva York. Por eso, contar con uno es dejar que el arte y la creatividad se metan… ¡hasta la cocina!

Regístrate ahora y se de los primeros en recibir nuestras promociones, tendencias y novedades exclusivas.

[constantcontactapi formid="1"]