Consejos / junio 28 2013

Las Cortinas: Guía para elegir las mejores cortinas

Cortinas

Las Cortinas: Guía para elegir las mejores cortinas

Existen elementos decorativos que pueden hacer que tu espacio se vea completo, elegante y con un diseño único. Uno de esos elementos son las cortinas.
Al momento de buscar cortinas, la cantidad de materiales y estilos que hay en el mercado puede complicarte la elección, pero la siguiente guía te ayudará a encontrar las cortinas que más te convengan, para que puedas dedicarte tan solo a elegir el diseño que más te guste para tu espacio.
 
Mide tu espacio
Para asegurarte de que las cortinas que compres tengan la medida correcta, lo primero que hay que hacer es medir tu ventana. Es crucial que las medidas sean obtenidas de manera correcta, por lo que te recomendamos utilizar una cinta métrica metálica, ya que es más estable que una de costura. Debido a que las medidas requeridas deben ser específicas, debes realizar esta tarea con mucho cuidado.
Es importante que las siguientes medidas no las tomes sobre el vidrio, sino a partir de la moldura -es decir, el elemento que enmarca la ventana, sobre el muro- o del espacio que contiene la ventana -llamado vano-.
1. Ancho. Coloca el extremo de la cinta métrica sobre la parte exterior de la moldura o el vano y mide sobre la misma hasta el borde opuesto de la moldura, en sentido horizontal.
2. Alto. Coloca el extremo de la cinta métrica en la parte más alta de la moldura o el vano y mide sobre la misma hasta el borde opuesto en sentido vertical.
3. Para que tu cortina no quede justa, y cubra por completo tu ventana, tendrás que añadirle alrededor de 7cm de ancho y entre 10cm y 15cm de alto a las medidas que habías sacado anteriormente.
4. Dependiendo qué tanto quieras que cuelgue tu cortina, puedes añadirle más centímetros al alto. En cambio, si lo que quieres es una cortina con pliegues, tendrás que añadirle centímetros al ancho.
 
Tipos de cortinas
Para encontrar el tipo de cortinas adecuadas para tu espacio te recomendamos tomarte un momento para analizar que tipo de actividades llevarás a cabo en él, ya que esto te dará claves sobre privacidad, iluminación y funcionamiento, aspectos importantes a considerar al elegir. La siguiente lista te dará las características de los tipos de cortinas más comunes, para facilitar tu elección.
 
– De Barra. Así se le llama a los tipos de cortinas que cuelgan de una barra por medio de argollas. Este sistema permite colocar la cortina a la altura deseada, ya que la barra se sujeta al muro en ambos lados de la ventana. No posee ningún mecanismo para abrir o cerrar las cortinas.
– De Riel. El sistema de riel sujeta la cortina al techo con ganchos y generalmente queda oculto detrás de la misma. Como su nombre lo indica, los ganchos se colocan sobre un riel que permite abrir y cerrar la cortina con un cordón.
Los dos principales tipos de cortinas que se utilizan tanto en barra como en riel son:
– Visillo. Son cortinas livianas que conforman el vestido interior de la ventana, es decir, las que se pueden ver desde afuera, y se utilizan principalmente para proteger y dar privacidad. Son elaboradas de telas finas y livianas que generalmente son de color claro para permitir el paso de la luz al mismo tiempo que bañan al espacio con el matiz de la cortina.
– Cortina o Cortinado. Aunque comúnmente utilizamos la palabra “cortina” para referirnos a todo aquello que cubra una ventana, la verdadera cortina es aquella que se mantiene abierta durante el día y sólo se cierra durante la noche para evitar la luz. Generalmente se colocan junto con un visillo para tener privacidad cuando están abiertas. Debido a que pueden ser fabricadas con cualquier tela, a diferencia del visillo, se utilizan para crear un estilo único y darle un toque de diseño al espacio.
– Persiana o Veneciana. Este tipo de cortinas están compuestas de láminas colocadas de forma horizontal, las cuales se pueden girar dependiendo de la orientación de la luz. La hay de distintos materiales: madera, plástico y aluminio entre otros, así como con diversos diseños, colores y estilos. Tienen la ventaja de que al estar completamente cerradas no dejan pasar la luz, aunque cuando están abiertas no bloquean la vista desde afuera. Se pueden colocar solas o junto con otra cortina de barra o de riel.
– Estor o Romana. Estas cortinas consisten en telas que cubren por completo la ventana y se despliegan verticalmente en paños mediante el uso de cordones. Son sencillas, sobrias y fáciles de manejar. Generalmente están fabricadas de telas de tonos claros, por lo que se utilizan para tamizar la luz, más que para obscurecer una habitación. Son ideales para salas, comedores y espacios de reunión.
– Enrollables. Son similares a las cortinas romanas pero con un sistema de recogimiento distinto. Estas se enrollan sobre una barra, lo que les permite recogerse por completo. Son lisas, discretas y fáciles de manejar. Al igual que las estores, se utilizan para tamizar la luz de una habitación.
– Bando. El bando se coloca en la parte superior de la ventana para ocultar el sistema de sujeción. Se fabrica con tela, generalmente buscando que combine con la cortina elegida, y cae desde la parte superior de la ventana por encima del sistema de sujeción. El bando nunca se mueve, por lo que se utiliza como parte de la decoración de un espacio. Se puede instalar sobre cualquier tipo de cortina o sistema.
 
Limpieza y cuidado
Una cortina cuidada le da a cualquier espacio una sensación de limpieza y elegancia. Debido a que están en contacto directo con la luz y el polvo, las cortinas necesitan cuidados constantes para evitar que se vean decoloradas y sucias, lo que seguramente hará que tu espacio se vea de la misma manera. Hay acciones que puedes realizar regularmente para mantenerlas en buen estado.
– Sacúdelas por lo menos una vez a la semana.
– Si tus cortinas son de tela y removibles, lávalas cada tres meses, sobre todo si son de color claro. La mayoría de las telas con las que están hechas las cortinas se pueden lavar a máquina, pero es mejor que al comprarlas le preguntes al fabricante cuál es la mejor manera de lavarlas.
– Antes de meter tus cortinas a la lavadora, asegúrate de que hayas retirado todos los ganchos y aditamentos que puedan tener.
– También puedes contratar a expertos en lavado de cortinas, en caso de que no quieras hacerlo tu.
– Si es necesario, mientras aún están húmedas plánchalas y cuélgalas.
– Si no puedes descolgar tus cortinas para lavarlas, utiliza la aspiradora para limpiarlas a fondo por lo menos una vez al mes.
– Si hay alguna mancha en una cortina que no puedas descolgar, talla cuidadosamente con un paño húmedo y poco de jabón suave.
– Recuerda que el sol debilita la tela, por lo que si tienes una cortina que ya esté muy delgada o sensible al tacto, es mejor cambiarla.

 
 
 

cortinas6

CORTINAS

Consejos / noviembre 06 2018

5 TRUCOS PARA APLICAR EN CASA

En esta ocasión decidimos compartirte algunos de los consejos que más nos han ayudado a mantener en las mejores condiciones nuestro hogar; se trata de pequeños remedios… ¡para grandes males! ¿Lo mejor? Son muy sencillos de aplicar y lo más seguro es que tengas en casa todo lo que necesitas. Por ejemplo:

1 Los tapetes persa que no llevan seda en su composición se pueden lavar en seco en casa, basta esparcir sobre la superficie de la pieza bicarbonato de sodio. Deja actuar por una hora y luego pasa la aspiradora.

2 ¿Tu bañera tiene depósitos calcáreos? Se trata de esas desagradables manchas blancas que se forman en la ducha y el lavabo. Para eliminarlas usa vinagre blanco: aplícalo directamente sobre los depósitos y pasa un cepillo.

3 Si a un mueble de madera le cayó cera, pasa la secadora de cabello sobre el derrame; una vez que se ablande elimina con un trapo. Después frota con una mezcla de agua y un chorrito de vinagre blanco. Por último seca perfectamente.

4 Limpia tus objetos de cobre con limón: simplemente exprime algunos, humedece un paño en el jugo y pásalo por todo el objeto. Después saca brillo con un paño seco.

5 Para mantener impecable el mármol blanco hay que mezclar el jugo de dos limones en una taza con agua oxigenada. Aplica sobre la superficie con una esponja y deja actuar toda la noche. Al otro día se aclara con agua y un paño de algodón. Termina aplicando cera sin color para mármol.

Consejos / octubre 24 2018

¿CÓMO UTILIZAR LOS AROMATIZANTES?

Ya sean difusores de varitas, velas o eléctricos, los aromatizantes son esenciales cuando de decorar se trata, y es que como ya hemos dicho en este espacio: hoy en día el diseño de interiores debe ser multisensorial, por lo que darle a los espacios un aroma característico es básico. Sin embargo, ¿estás usando tus aromatizantes de manera correcta? Para quienes tienen dudas, a continuación algunos consejos:

– Sin importar el tipo de aromatizante, el primer paso es revisar las instrucciones; ahí encontrarás cuantos metros aromatiza el producto que elijas.

– En un espacio muy grande, coloca todos los difusores que sean necesarios… siempre y cuando sean del mismo aroma, y es que al igual que sucede con los perfumes corporales, no es buena idea mezclar olores para “crear uno propio”. El resultado puede ser contraproducente.

– Identifica hacia dónde circula el aire en la habitación; coloca el dispositivo en el paso de la corriente para que el espacio se llene de aroma. Eso sí: debe ser una brisa suave, casi imperceptible, no el aire de una ventana abierta o del cooler.

– Si te inclinas por aromatizantes de varitas, como los de Durance, recuerda cambiarlas cada semana para que no se saturen y la fragancia sea sutil.

– Los difusores como los de Lampe Berger tienen dos ventajas: además de refrescar el ambiente, son decorativos, y pueden regularse e incluso cerrarse por completo si no deseas aromatizar en ese momento, lo que te permite ahorrar producto.

– ¿Prefieres las velas aromáticas? Lo ideal es colocar muchas: así no necesitas tenerlas siempre prendidas, pues la cera desprende aroma; Colonial Candle tiene veladoras en envase de vidrio con tapa, algo muy práctico para preservar el olor. Solo recuerda que jamás debes dejar una vela prendida sin supervisión. 

Consejos / octubre 16 2018

¿CÓMO CUIDAR EL CUERO?

Muchos de los muebles de nuestras marcas favoritas o bien son de cuero, como los estupendos “chesterfields” de Timothy Oulton, o tienen detalles en este material. Por eso, en esta entrada queremos hablarte de los cuidados básicos que hay que tomar en cuenta para garantizar que nuestro mobiliario en piel se conserve en las mejores condiciones por muchos años. Toma nota:

1 Regularmente pasa sobre la superficie de tu mobiliario un paño suave totalmente seco para quitar el polvo. La humedad es terrible para el cuero.

2 El punto anterior nos lleva a recordarte que los derrames deben secarse inmediatamente o pueden dejar una mancha.

3 Para el polvo difícil de eliminar basta pasar la aspiradora, justo como harías con un mueble tapizado.

4 Lo más importante: una vez libre de polvo, tienes que aplicar un “acondicionador” para cuero. Se trata de un producto que hidrata a la piel, lo que evita que con el tiempo se agriete. También pule y abrillanta, eso sí: sigue al pie de la letra las instrucciones de uso. ¿Lo mejor? Basta aplicarla un par de veces al año.

5 No permitas que a tus muebles de cuero les de el sol directo ya que puede cambiar el color.

6 Manchas difíciles, por ejemplo tinta o barniz, deben ser eliminadas por profesionales.

7  Por último: parte del encanto de los muebles de cuero es que el paso de los años les otorga un cierto encanto, así que permíteles envejecer con gracia.

Consejos / septiembre 27 2018

Cómo cuidar tus fotografías

Seguramente has tomado algunas buenas fotografías que vale a pena enmarcar; o quizás, buscando entre tus
viejos álbumes encontraste algunas maravillas que merecen estar en tus muros. Tal vez te pasó que visitaste
Zona Maco Foto y decidiste iniciarte en el coleccionismo.

Sea cual sea el caso, las fotografías son un elemento obligado al momento de decorar, pero eso sí: al estar
expuestas pueden deteriorarse; por eso, en esta entrada queremos compartirte algunos consejos básicos
para su cuidado.

– Si tienes fotografías antiguas, es importante que acudas con un restaurador especializado para que las
evalúe. El experto determinará su estado de fragilidad o si tienen moho, además de que indicará que tipo de
soporte les conviene más.
– ¿La superficie de tus fotos se puso pegajosa? Cuidado: la humedad las está afectando… y no sería raro que
también esté dañando tu mobiliario y textiles. Algunos consejos para evitarla aquí
(vivetotalmentepalacio.mx/humedadymadera/); también es importante que coloques deshumidificadores y
revises el estado de tu impermeabilizante.
– Las temperaturas muy altas o bajas también afectan a las fotos: lo ideal es regular la temperatura en unos
18º o 20º centígrados.
– El otro gran enemigo de las imágenes es la luz: así sea natural o artificial, nunca debe darle a una foto de
manera directa.
– Lo mejor es que “rotes” tus fotos: exhíbelas por un tiempo y después cámbialas por otras. Mientras no estén
en tus muros o portarretratos, guárdalas en sobres de cartón que almacenarás en un lugar seco, oscuro y
–muy importante– a prueba de insectos y roedores, ya que las fotos, especialmente las antiguas, son un imán
para la fauna nociva.
– ¿Recuerdas aquellos álbumes de los 70 y 80 en los que colocabas las fotos en unas páginas con
pegamento? Pues bien: fue lo peor que le pudo pasar a la fotografía. El pegamento terminó por destruir
muchos recuerdos. Así que… ¡evítalas!
– Al momento de enmarcar pide vidrio anti reflejante. Opta por marcos que sean sencillos de desarmar, ya que
recuerda que vamos a guardar cada tanto las fotos.

Visita nuestra tienda en línea para conocer todos los marcos que tenemos para tus fotos.