Consejos / junio 14 2013

El Cuidado de las Alfombras

Cuidado Alfombras Casa Palacio

El Cuidado de las Alfombras

Todo lo que necesitas saber para elegir la alfombra ideal para tu espacio y mantenerla en buenas condiciones.
 
Una alfombra puede ser tu amiga o tu enemiga; puede hacer que tu espacio se vea elegante o sin estilo, lo puede dotar de calidez o frialdad, lo puede hacer ver más grande o más pequeño; la elección adecuada de una alfombra puede cambiar por completo la manera como se vive o se percibe un espacio.
Es por esto que el tipo de alfombra que elijas para cada espacio es una decisión muy importante que puede complicarse por la cantidad de estilos, fibras y calidades que existen, sin contar con la variedad de colores y diseños en el mercado. Los siguientes consejos te facilitarán la búsqueda y te ayudarán a cuidar tus alfombras, para que las aproveches al máximo.
 
Tráfico
Lo primero que debes hacer antes de elegir una alfombra es considerar qué tipo de uso tiene el espacio en el que estará, ya que de esto dependerá el tipo de resistencia que debe tener. Por ejemplo, el tráfico de una recamara es moderado, por lo que la alfombra para este espacio puede ser suave, sin tener que ser totalmente resistente a las manchas; a diferencia de la alfombra de una sala, la cual tendrá un trafico mayor y es conveniente que sea fácil de limpiar.
El tipo de usuarios de un espacio, o la cantidad de personas que habitan tu casa, también te darán claves sobre qué tipo de alfombra necesitas. Por ejemplo, los niños y las mascotas pueden ser un factor importante a considerar.
El tráfico de cada espacio estará determinado por la manera en la que tú vives, por lo que es recomendable que dediques un momento a analizar qué tipo de uso le das a tu espacio y qué tipo de alfombra será la más conveniente para tu estilo de vida. Lo importante es que se funcional para ti y tu familia.
 
Fibras
Una vez que has definido el uso que tendrá tu alfombra a partir del tráfico del espacio, podrás encontrar el tipo de fibra más conveniente para ti. Mientras mayor sea el tráfico de tu espacio, la fibra que necesitas debe tener más resilencia -es decir, una alta capacidad de recuperar su estado natural después de una deformación por compresión-.
Existen diversas fibras en el mercado, pero esta guía te presentará las cualidad de las principales para facilitar tu búsqueda.
– Nylon. El nylon es una fibra sintética con mucha resilencia y resistencia a la fricción. Es fácil de limpiar y en caso de prenderse en fuego, es fácil de apagar. Sin embargo crea mucha estática, por lo que no es muy resistente al polvo ni a la suciedad. Las alfombras de nylon de buena calidad tienen una marca indicando el tipo y el porcentaje del nylon del que están hechas.
– Prolipropileno. Este tipo de fibra es muy resistente a las manchas, es fácil de limpiar y tiene buena resilencia, sin embargo, no es tan durable como el nylon. Es también resistente al fuego, lo que lo hace muy seguro.
– Poliéster. El poliéster es una de las fibras más populares cuando se trata de espacios de bajo tráfico, ya que es suave y no se ensucia con facilidad; tiene buena resilencia y control a la estática. Esta fibra permite diversas aplicaciones, por lo que se puede encontrar en distintos colores y diseños. Sin embargo no es tan duradera como otras fibras y dependiendo del diseño, puede ser difícil de limpiar.
– Lana. Las fibras naturales son una gran opción para darle elegancia a un espacio ya que son de gran calidad. Tienen buena resilencia y resistencia a las manchas, además de que son muy durables, sin embargo no tienen mucho control de la estática y en algunos casos no son fáciles de limpiar.
 
Calidad
Existen algunos pequeños trucos que puedes aplicar para conocer la calidad de las alfombras que estás considerando.
1. Densidad. La densidad es determinada a partir del grosor de las fibras y que tan cerca se encuentran entre ellas; mientras más gruesas y cerradas, mayor densidad tiene la alfombra. Puedes comprobar la densidad doblando una de las esquina de la alfombra hacia arriba. Mientras más fácil te sea doblarla, menos densidad tiene, lo que significa que se gastará más rápido. Sin embargo, una alfombra con mucha densidad será más dura y pesada.
2. Torsión. La torsión se refiere a la cantidad de veces que el hilado, en una longitud de una pulgada, ha sido girado sobre si. Mientras más giros tenga y más apretados estén, mejor calidad y más durabilidad tendrá la alfombra, ya que será más difícil que pierda su torsión. La manera de comprobar la torsión de una alfombra es observando de cerca el hilado y comparándolo con la torsión de otra pieza.
3. Peso. Algunas alfombras indican su peso en onzas de fibra por metro cuadrado, el rango generalmente va de las 20 a las 80 onzas. Si la alfombra que has elegido indica el peso, ten en cuenta que mientras más alto sea el número, más resistente será.
 
Mantenimiento
Los siguientes consejos te ayudarán a mantener en buen estado tus alfombras, para garantizar su durabilidad máxima, así como un aspecto limpio y cuidado, sin importar su antigüedad.
– Aspira tus alfombras por lo menos dos vez a la semana, sobre todo en los espacios de alto tráfico. Esto evitará que el polvo y la suciedad se acumulen y facilitará su limpieza.
– Una sola pasada con tu aspiradora no será suficiente para eliminar el polvo acumulado. Trata de pasar por lo menos tres veces, lentamente y en diferentes direcciones, por cada sección de tu alfombra.
– A las áreas de mayor tráfico y aquellas en las que se maneja comida son a las que más atención debes prestarles a la hora de limpiar. Trata de aspirar con movimientos que se entrecrucen, para asegurarte de haber eliminado todo el polvo y la suciedad.
– Recuerda que mientras más afelpada sea tu alfombra, más fácil será que el polvo quede atrapado.
– Para un mejor cuidado, es recomendable que solicites una limpieza profesional por lo menos una vez al año. La mayoría de las alfombras requieren limpieza con el método de extracción de agua, sin embargo, lo mejor es que consultes al fabricante sobre que tipo de lavado profesional es el más conveniente para tu alfombra.

 
 
 

Cuidado-Alfombras-Casa-1

Cuidado Alfombras Casa Palacio2

Consejos / noviembre 15 2018

¿CÓMO ELIMINAR EL MOHO?

Oscuridad, humedad y falta de ventilación son la receta para que aparezcan esas molestas manchas negras, blancas y verdes en en las paredes, textiles y cuero. Se trata de hongos que atacan especialmente a los productos orgánicos. El problema es que además de echar a perder nuestras cosas y provocar mal olor, también pueden ser dañinos para la salud y muy molestos para las  personas alérgicas. Lo más importante es prevenir colocando deshumidificadores y pintando con pintura antihongos, pero si el moho ya apareció hay que actuar inmediatamente. Lo que tienes que hacer es:

– Antes que nada necesitas un tapabocas para evitar aspirar las esporas.

– Si el moho aparece en las paredes no lo talles, ni pases un cepillo “en seco”: solo vas a diseminarlo. Lo que hay que hacer es preparar una solución de una taza de cloro por tres de agua, colocarla en un atomizador y aplicarla sobre las manchas. Deja actuar hasta que el moho se ponga blanco y después pasa una esponja con agua. Por último seca perfectamente. Puedes sustituir el cloro por vinagre puro.

– En el caso de muebles de madera, hay que sacarlos al aire libre, en donde les de el sol para que la humedad se evapore. Un par de horas después coloca en el atomizador vodka y rocíalos; déjalos al sol un par de horas más. Esto debería bastar para que las manchas desaparezcan, pero si no logras eliminarlas entonces aplica detergente para lavavajillas diluido en agua. Talla con un cepillo de cerdas suaves, elimina el jabón con un trapo húmedo y después seca con un paño.

-Para tapices y telas: también hay que sacar la pieza al aire libre, preferentemente en donde le de el sol. Pasa la aspiradora sobre la mancha. Después, con una esponja pasa una solución de una taza de alcohol y una de agua; pero antes, en un área no visible del mueble, pasa la mezcla, deja actuar 15 minutos y verifica que no se decolore. Deja que el alcohol se evapore.

– ¿Y los muebles de cuero? También hay que pasar la aspiradora y después un limpiador de pino. Deja secar y pasa un paño seco.

– Ahora que si el moho penetró en el relleno de tus muebles tenemos malas noticias: lo mejor es deshacerte de ellos para evitar que el hongo siga prosperando…

Consejos / noviembre 06 2018

5 TRUCOS PARA APLICAR EN CASA

En esta ocasión decidimos compartirte algunos de los consejos que más nos han ayudado a mantener en las mejores condiciones nuestro hogar; se trata de pequeños remedios… ¡para grandes males! ¿Lo mejor? Son muy sencillos de aplicar y lo más seguro es que tengas en casa todo lo que necesitas. Por ejemplo:

1 Los tapetes persa que no llevan seda en su composición se pueden lavar en seco en casa, basta esparcir sobre la superficie de la pieza bicarbonato de sodio. Deja actuar por una hora y luego pasa la aspiradora.

2 ¿Tu bañera tiene depósitos calcáreos? Se trata de esas desagradables manchas blancas que se forman en la ducha y el lavabo. Para eliminarlas usa vinagre blanco: aplícalo directamente sobre los depósitos y pasa un cepillo.

3 Si a un mueble de madera le cayó cera, pasa la secadora de cabello sobre el derrame; una vez que se ablande elimina con un trapo. Después frota con una mezcla de agua y un chorrito de vinagre blanco. Por último seca perfectamente.

4 Limpia tus objetos de cobre con limón: simplemente exprime algunos, humedece un paño en el jugo y pásalo por todo el objeto. Después saca brillo con un paño seco.

5 Para mantener impecable el mármol blanco hay que mezclar el jugo de dos limones en una taza con agua oxigenada. Aplica sobre la superficie con una esponja y deja actuar toda la noche. Al otro día se aclara con agua y un paño de algodón. Termina aplicando cera sin color para mármol.

Consejos / octubre 24 2018

¿CÓMO UTILIZAR LOS AROMATIZANTES?

Ya sean difusores de varitas, velas o eléctricos, los aromatizantes son esenciales cuando de decorar se trata, y es que como ya hemos dicho en este espacio: hoy en día el diseño de interiores debe ser multisensorial, por lo que darle a los espacios un aroma característico es básico. Sin embargo, ¿estás usando tus aromatizantes de manera correcta? Para quienes tienen dudas, a continuación algunos consejos:

– Sin importar el tipo de aromatizante, el primer paso es revisar las instrucciones; ahí encontrarás cuantos metros aromatiza el producto que elijas.

– En un espacio muy grande, coloca todos los difusores que sean necesarios… siempre y cuando sean del mismo aroma, y es que al igual que sucede con los perfumes corporales, no es buena idea mezclar olores para “crear uno propio”. El resultado puede ser contraproducente.

– Identifica hacia dónde circula el aire en la habitación; coloca el dispositivo en el paso de la corriente para que el espacio se llene de aroma. Eso sí: debe ser una brisa suave, casi imperceptible, no el aire de una ventana abierta o del cooler.

– Si te inclinas por aromatizantes de varitas, como los de Durance, recuerda cambiarlas cada semana para que no se saturen y la fragancia sea sutil.

– Los difusores como los de Lampe Berger tienen dos ventajas: además de refrescar el ambiente, son decorativos, y pueden regularse e incluso cerrarse por completo si no deseas aromatizar en ese momento, lo que te permite ahorrar producto.

– ¿Prefieres las velas aromáticas? Lo ideal es colocar muchas: así no necesitas tenerlas siempre prendidas, pues la cera desprende aroma; Colonial Candle tiene veladoras en envase de vidrio con tapa, algo muy práctico para preservar el olor. Solo recuerda que jamás debes dejar una vela prendida sin supervisión. 

Consejos / octubre 16 2018

¿CÓMO CUIDAR EL CUERO?

Muchos de los muebles de nuestras marcas favoritas o bien son de cuero, como los estupendos “chesterfields” de Timothy Oulton, o tienen detalles en este material. Por eso, en esta entrada queremos hablarte de los cuidados básicos que hay que tomar en cuenta para garantizar que nuestro mobiliario en piel se conserve en las mejores condiciones por muchos años. Toma nota:

1 Regularmente pasa sobre la superficie de tu mobiliario un paño suave totalmente seco para quitar el polvo. La humedad es terrible para el cuero.

2 El punto anterior nos lleva a recordarte que los derrames deben secarse inmediatamente o pueden dejar una mancha.

3 Para el polvo difícil de eliminar basta pasar la aspiradora, justo como harías con un mueble tapizado.

4 Lo más importante: una vez libre de polvo, tienes que aplicar un “acondicionador” para cuero. Se trata de un producto que hidrata a la piel, lo que evita que con el tiempo se agriete. También pule y abrillanta, eso sí: sigue al pie de la letra las instrucciones de uso. ¿Lo mejor? Basta aplicarla un par de veces al año.

5 No permitas que a tus muebles de cuero les de el sol directo ya que puede cambiar el color.

6 Manchas difíciles, por ejemplo tinta o barniz, deben ser eliminadas por profesionales.

7  Por último: parte del encanto de los muebles de cuero es que el paso de los años les otorga un cierto encanto, así que permíteles envejecer con gracia.