Consejos / septiembre 06 2013

Cómo Cuidar el Acero Inoxidable

IMG_9246

Cómo Cuidar el Acero Inoxidable

Consejos para limpiar y mantener en buen estado tus piezas favoritas
 
Debido a su resistencia tanto a la corrosión como a las manchas, así como a su aspecto limpio y brillante, este material tiene diversas aplicaciones, principalmente en tu cocina. Aquí te damos una guía para que tus objetos de acero inoxidable duren por años.
 
¿Cómo cuidar el acero inoxidable?
La gran resistencia de este material no significa que sea indestructible. Existen algunos ácidos que pueden atacar la llamada capa pasivadora, esto es: la pantalla que protege al objeto de agentes externos como el oxido. Para garantizar la durabilidad de esta capa o película, se debe tener cuidado de que no entre en contacto con agentes que puedan dañarla.
 
Agentes dañinos
Una gran parte de tus objetos de acero inoxidable están en la cocina, un ambiente en el que existen agentes que pueden arruinarlos; los tres más peligrosos son:
• Rayones provocados por fibras o cepillos de cerda dura que pueden levantar la capa pasivadora.
• Suciedad y manchas que no fueron limpiadas a tiempo y que generan humedad que podría destruir la película protectora.
• La sal de mesa, algunos alimentos y el agua con muchos minerales pueden carcomer la capa si no se limpia correctamente.
 
Toma en cuenta
• Sabemos que lavas regularmente tus cubiertos y platos de acero inoxidable, pero no olvides limpiar también tus electrodomésticos y demás objetos, aunque no los hayas utilizado recientemente.
• Asegúrate de que tus platos o cubiertos de acero inoxidable sean compatible con tu lavadora de platos. Esta información la podrás encontrar en el manual de uso o contactando al fabricante.
• El acero inoxidable es sensible al cloro, así que nunca le apliques blanqueador.
• Si vas a utilizar limpiadores comerciales, es recomendable no mezclar diferentes marcas, ya que los compuestos pueden variar y podrían provocar una reacción dañina en el acero.
 
Para limpiarlo
• En cuanto detectes alguna mancha en tu objeto de acero, límpialo lo más pronto posible para que no se dañe la película protectora. Las manchas de oxido o la decoloración pueden convertirse en un problema si no se tratan rápidamente.
• La limpieza del acero inoxidable no es complicada, pero requiere de mucha paciencia, así que asegúrate de tener el tiempo necesario para que queden realmente limpios.
• Para la limpieza diaria utiliza agua tibia y jabón líquido suave.
• No utilices fibras que puedan rayar la capa pasivadora, es mejor que limpies con una esponja o un cepillo de cerdas suaves.
• Si tu sartén u olla tiene residuos de comida pegada, evita tallar para removerlos. En este caso es recomendable dejar remojando en agua tibia con jabón líquido suave para ablandarlos. Si aún así se te dificulta la limpieza, añade un poco de amoniaco al agua. Después utiliza una esponja suave.
• También puedes utilizar un paño limpio y suave con unas gotas de aceite para bebé para limpiar objetos que no tendrán contacto directo con alimentos.
• Para manchas más difíciles de quitar utiliza un paño suave humedecido con vinagre.
• Si prefieres utilizar un producto comercial para la limpieza de acero inoxidable, asegúrate de seguir las instrucciones para no dañar tu objeto.
• Un limpiador de hornos funciona para electrodomésticos que no estén en contacto directo con los alimentos.
• En cualquiera caso, frota suave y lentamente para sacar el brillo del acero inoxidable. Si tu objeto tiene una superficie pulida, frota en dirección al acabado para no rayarlo.

 
 
 
IMG_9241

IMG_7825

IMG_9249

IMG_9251

IMG_9262

Consejos / mayo 22 2018

MÁS QUE UN BAÑO… ¡TU SANTUARIO PERSONAL!

Siempre es un buen momento para renovar este importantísimo espacio de casa. ¿Lo
mejor? Basta agregar nuevos blancos o unos cuantos accesorios para darle un giro total e
incluso, convertir al baño en tu spa personal.
A continuación te damos algunos consejos para actualizarlo de manera sencilla:
– Toallas: Dos maneras muy sencillas de darle un giro al baño es, o bien colocando toallas
en colores contrastantes (por ejemplo: si tu espacio es blanco coloca textiles negros, si es
café, apuesta por verdes o naranjas) o haciendo lo contrario: apostando por un estilo
monocromático.
– Batas de baño: No las cuelgues. Una vez secas, dóblalas como hacen en los hoteles. Este
simple detalle le da mucho estilo al baño.
– Accesorios: ¿Hace cuántos años que no cambias tu jabonera, vasos o dispensador?
Créenos: basta colocar nuevos accesorios para renovar esta área de casa. ¿El consejo? Se
radical. Tus nuevas piezas deben romper con el estilo actual de tu baño. Otra buena idea
es adquirir accesorios de diferentes marcas para crear un estilo ecléctico.
– Objetos inesperados: Al momento de decorar nuestro baño no debemos limitarnos a los
accesorios específicos para este espacio: un espectacular florero de Baccarat , objetos decorativos de Miho o unas veladoras aromáticas de Colonial Candle pueden marcar la diferencia. Incluso, ¡incluir candiles es una tendencia!

Consejos / mayo 18 2018

PUBBELY SUSHI: UNA FUSIÓN INESPERADA

Hace un par de meses abrió en Polanco la sucursal de un restaurante bien conocido en Miami. Se trata de un lugar de sushi… aparentemente, porque Pubbely es mucho más. Incluso, describirlo con el lugar común de “cocina fusión” es quedarnos cortos, y es que sí: en estricto sentido lo es, pero es mejor decir que se trata de un concepto –del Chef José Mendin– en el que elementos de la cocina asiática se encuentran con el sazón latino para crear un nuevo tipo de cocina muy de acorde a los tiempos globales.
Entre las sorpresas de la carta que hay que probar, está la pizza de atún, una tostada cubierta de atún, alioli y aceite de trufa, que nos remite a las pizzas reinventadas que están tan de moda en Japón; también los sushi taquitos, de pescado camarón y pulpo. De la variedad de sushis, nos gusta el yellow tail: papel de soya verde, trufa y flakes de tempura. Es una delicia. El rollo de cangrejo con mantequilla también es muy recomendable. Para acompañar, apuesta por la coctelería a base de sake o su selección de vinos. Para finalizar, la recomendación de la casa es el budín de chocolate con miso.
Sobre el interiorismo de Pubbelly, el concepto –desarrollado por Roberto Khalil– es el de una “taberna de sushi urbana”. Un mobiliario un tanto industrial, cocina abierta y un estupendo mural, son los elementos que logran crear una atmosfera muy cosmopolita… ¡que te recomendamos visitar!
Presidente Masaryk 275, local A6, Polanco.
Reservaciones 52 81 40 51
De Lun de 13:00 a 00.00 hrs. Mar a Sáb de 13:00 a 02:00 hrs. Dom de 13:00 a 20:00 hrs.

Consejos / mayo 14 2018

CÓMO CUIDAR TU LAVAVAJILLAS

¿Sabías que el primer lavaplatos automático se presentó en la Exposición Mundial de Chicago de 1893? Fue inventado por Josephine Cochrane, una dama de sociedad quien si bien no lavaba ni un plato, lo ideó para cuidar su preciada vajilla de porcelana china. En realidad ya antes se habían presentado máquinas similares, pero la de Josephine fue la primera comercialmente viable. De hecho en la Exposición Mundial, el lavavajillas Cochrane ganó el premio al mejor invento. Hoy, este electrodoméstico es indispensable: no solo nos ahorra tiempo, además, hay modelos como los de KitchenAid  o Frigidaire, que usan menos agua y energía.
Si ya tienes un lavavajillas o estás considerando adquirir uno, es importante que tomes en cuenta algunos consejos para garantizar que tu inversión dure por muchos años.
– Lo más importante: siempre asegúrate que tu vajilla se pueda lavar en el lavaplatos. No todas son aptas… se pueden romper y afectar al electrodoméstico.
– Lo ideal es que dejes la instalación en manos de profesionales; Conserje Palacio cuenta con electricistas profesionales.
– Es importante colocar los trastes sucios de manera correcta: el lavado en la parte inferior es más caliente e intenso, así que coloca ahí lo que esté más sucio. Cristalería, tazas y piezas delicadas van en el espacio superior. La cubertería invariablemente se coloca en los espacios destinados a ella, con los mangos hacia fuera.
– Llena al máximo la máquina: ahorrarás agua y energía, pero solo verifica que los platos no
choquen entre sí.
– Utiliza detergente y productos especiales para lavavajillas.
-Una vez al mes realiza un lavado de mantenimiento: pon a trabajar el lavavajillas vacío con agua caliente. No olvides limpiar el filtro (aunque algunos modelos lo hacen de manera automática).
– No es necesario usar la máxima temperatura: unos grados menos ahorraran energía y disminuyen tu huella ecológica.